tentaculo derecho

El Séptimo Día

Hype

Logueate o regístrate para dar hype al webcómic.

Autor/a

Avatar de seijo
El Séptimo día Dios tuvo terminado su trabajo, y descansó en ese día de todo lo que había hecho...

Como se había pasado descansando el resto del curso.

Mirad a vuestro alrededor el resultado de hacer un proyecto a ultima hora...

Última tira publicada

Fanear

Loqueate o regístrate para poder hacerte fan del webcómic.

Fans (106)

Compartir

Blog del webcómic

El estudiante de Magia II

Escrito por seijo el 03/07/2013
La obsesión de Iosua por la magia se remontaba años atrás en su corta vida, a una idílica y lluviosa tarde de invierno.

Un grupo de niños no mayores de siete años jugaban en las calles de la aldea, golpeándose unos a otros con ramas rotas y alguna que otra piedra.Iosua estaba en ese punto culmen del juego en el que recibía más que daba cuando un extraño entró caminando encorvado en el pueblo. Se cubría con unos ropajes de una edad incierta, mil veces remendados sobre sí mismos.

Los niños detuvieron el juego, no sin antes atizar a Iosua un par de veces más, para corretear junto al extraño buhonero, confiando en recibir alguna historia, o quizá algún regalillo. Por desgracia para ellos, el hombre estaba bastante versado en el juego que antes practicaban, y se abrió paso entre ellos a golpe de cachaba como un autentico profesional.

Las noticias se expandieron por el pueblo como los golpes en una pelea de taberna, de forma errática pero contundente. Todos parecían tener bastante claro los puntos clave: El extraño era un mago, hechicero, brujo o alguna extraña profesión poco de fiar. Había pagado su habitación en la posada con oro, conseguido de quien sabe qué forma poco honrada.


Las conclusiones eran unánimes, un hombre con ese aspecto, y con semejante oficio no podía traerle nada bueno a la aldea. Pero tenía oro. Y el oro tiene esa propiedad mágica que convierte al lunático en excéntrico y al charlatán en sabio. Podía quedarse.

Superado el recelo inicial, los lugareños no tardaron en aproximarse tímidamente al forastero en busca de elixires, pócimas y ungüentos para paliar las dolencias más variadas. Cuando consideró que su clientela potencial era suficientemente numerosa, el mago abrió su pequeño petate y comenzó a extraer toda clase de género de él. Los aldeanos observaron maravillados como el extraño sacaba alambiques y sartenes, varas, libros y péndulos. Botellas llenas de líquidos de todos los colores, tarros con ungüentos, pluma, pergamino, ojos de sapo y colas de zarigüeya. Definitivamente, más de lo que cabía en la reducida bolsa de tela.

Iosua observaba el espectáculo tras las faldas de su madre, frunciendo el ceño de pura concentración. Tenía que ser un truco. Había una explicación perfectamente normal para ese fenómeno. No estaba en absoluto impresionado, se repetía. Tampoco se sorprendió cuando el mago hizo crujir la espalda del viejo Marcus hasta que pudo caminar erguido, o cuando provoco una llamarada verde desde unos polvos para preparar un elixir para el aliento del alcalde.

Lo que rompió los esquemas del joven sucedió bien entrada la tarde, casi al anochecer, cuando la mayoría de la gente ya se estaba retirando a sus casas para la cena. En ese momento, y aprovechando la calma, Lily, la joven hija del molinero, se acercó nerviosa al vendedor ambulante y le susurró unas palabras. El mago se rió y le hizo entrega de un diminuto frasco que la joven no tardó en esconder entre sus ropas.

-¡La muy lagarta!-Se escuchó por toda la plaza, haciendo que todo el mundo Volviera la cabeza.

-¡Ha comprado una pócima para engatusar a Eric! – Señalaba acusadora Marie.

La historia de Marie, Eric, y Lily distaba mucho de ser una oda al amor que cantarían los bardos en las cortes orientales. El era un atractivo y fornido hombre y ambas muchachas se habían encaprichado con un pobre diablo incapaz de decidirse entre la dote de un molinero o la de un posadero. Todo un drama.

La disputa subía de tono a pasos agigantados en ese mismo instante en la plaza del pueblo, donde las dos chicas se encaraban la una con la otra, gritándose con los rostros enrojecidos, en una suerte de extraña competición de improperios. Lily iba ganando.

En ese momento, el mago, que hasta entonces había sido un mero espectador, movió los brazos de forma extraña y grito una palabra que atronó la plaza, para luego dejarla en el mas sepulcral de los silencios. Ambas contendientes seguían gesticulando airadas, pero ningún sonido salía de sus bocas.

Ante la atónita mirada de Iosua y del pueblo, el mago explicó que solo cuando Eric eligiese a una y se casara con ella se rompería el hechizo que las mantenía en silencio.

Si bien esto impresionó gratamente a Iosua, el resto del pueblo no se lo tomó de forma tan positiva. A nadie le gusta que se metan en los asuntos familiares, y en el caso de una aldea como esa, prácticamente todo el mundo era familia del resto. Echaron al mago a patadas de la aldea, jurando que lo entregarían a las autoridades si volvía.

Eric corrió en busca del mago un par de días después, para pedirle que cambiara las condiciones del hechizo, de tal forma que la que el eligiera permaneciera callada, mas no consiguió encontrarle.

Sea como fuere, Iosua quedó maravillado ante esa muestra de magia genuina, y ese suceso dejó en su infantil mente una impronta que jamás se borraría.


El estilo se me va, soy incapaz de mantenerlo como la otra vez. Ademas de ser este un relato mas largo, creo que me ha quedado menos redondo y mas rebuscado, pero en fin, no todo el campo son amapolas Creo que el final me ha quedado un poco apresuradete. En fin, Criticad

Tiras anteriores

Últimos comentarios

  • Sachi_Sawa: "¿Quien te crees que soy? ¿El Dios del amor?" XDDDDD
    el 01/11/2016 Ver →
  • Führer: NEIN NEIN NEIN. Debemos resucitar la economía alemana sumergida tanto tiempo por los banqueros judíos, nuestro partido asegura un salario digno y una…
    el 20/04/2016 Ver →
  • seijo: @Hutopo: Uops, sabía yo que se me olvidaba dibujar algo... @HRandt: No te culpo, me habia olvidado hasta yo... XD @mariods: Seh, seguro que si @Lira:…
    el 13/07/2014 Ver →
  • Lira: Tiene seis brazos y veinte vejigas.
    el 12/07/2014 Ver →
  • Hutopo: Pero ¿no es que tenía un tatuaje de serpiente en algún lado?
    el 11/07/2014 Ver →
  • mariods: A ver si se arregla la cosa...
    el 11/07/2014 Ver →
  • HRandt: Gracias por el link, me había dejado descolocada eso de que también era su trabajo xD
    el 11/07/2014 Ver →
  • Ensis: 8-)
    el 09/07/2014 Ver →
  • pziko: Cuatro hostias le va a dar. Cuatro
    el 07/07/2014 Ver →
  • seijo: @Sevi117: Fijate en que se mueve según el estado de animo de teo ;)
    el 05/07/2014 Ver →

Géneros

Humor

Reviews

Ver todas las reviews.

Embeber esta tira

Código HTML
Seleccionar todo
Código BBcode
Seleccionar todo

Embeber este webcómic

Código HTML
Seleccionar todo
Código BBcode
Seleccionar todo

Posición en el ránking

4142 de 7639.